El destino se escribe a lápiz ¿Sabes por qué?

El destino se escribe a lápiz

El destino no está escrito. El destino lo escribes tú cada día con tus actos y decisiones.

Un lápiz puedes borrarlo con una simple goma. Todos nos equivocamos alguna vez en nuestra vida.

Borra un camino y escribe otro nuevo.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!