No cambiamos ni con coronavirus

Ya sabéis, estamos confinados en casa por culpa del famoso coronavirus, y hartos de estar encerrados no paramos de pensar en la mala o no tan mala gestión (según quien lo vea) que se ha hecho sobre el coronavirus en todo el mundo.

Los héroes de todo esto acaban siendo los trabajadores esenciales para que el país no se pare con los trabajadores de la sanidad pública en cabeza. El jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Ángel Villarroya, declaró desde la sala de prensa de La Moncloa que “en estas guerra irregular y rara, todos somos soldados”. Un discurso bastante belicista para mi gusto, pero si todos somos soldados, los sanitarios son los del cuerpo de infantería. Los que combaten en primera línea y con menos recursos. Dando más de lo que tienen para pasar la pandemia del Covid-19 de la mejor forma posible.

Ahora bien, ni cuando sufrimos los recortes de sanidad los apoyamos, y lamentablemente, después de esta pandemia tampoco lo haremos. La memoria humana es muy “selectiva” y poco longeva. Una vez pasado este mal trago del Covid-19 me temo que todo será igual.

Captura de imagen Youtube sobre videos de recortes en sanidad
Captura de imagen Youtube sobre videos de recortes en sanidad

Es en tiempo de crisis y ya lo ves. Sólo tienes que fijarte en la imagen de arriba. Tenemos videos sobre los recortes en sanidad y educación con apenas 200 reproducciones en 7 años y otros con más de 2700 reproducciones en 2 días sobre unos señores que cobran millones de euros por pegar patadas a una pelota. Pobrecicos.

Señores y señoras, entérense, antes, durante y después de este u otro problema sanitario, quienes les van a salvar la vida son los trabajadores de la sanidad y no futbolistas.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!