COVID-19: Un virus mataplebeyos

Se han hartado hasta la saciedad de decirnos que este virus, la COVID-19, no entiende de fronteras, de edades o de economía y a medida que pasa el tiempo y el número de cifras aumenta, no parece ser muy claro que sea así. Sólo hay que ver las noticias.

Coronavirus, el virus que vino de China y mata a los más desfavorecidos.
La COVID-19 se ceba con los más débiles

En España, el gasto por pensiones ha bajado, el dato registró en mayo su primer descenso mensual con 9.852 millones, una caída mensual del 0,27%. El caso es que las bajas tuvieron que ver con que la mortandad por la COVID-19 que afectó especialmente al colectivo de mayor edad.

En Nueva York, la COVID-19 se ceba con las comunidades latinas y negras. Son el 62% de las muertes por coronavirus en la Gran Manzana, mientras que ambas comunidades representan el 51% de la ciudad. El Bronx es el barrio más golpeado, casualmente la gente con menos recursos.

Si hablamos en términos de macroeconomía, podemos ver la diferencia entre países pobre y países ricos. Estados Unidos es a día de hoy el país del mundo con más muertes por coronavirus. Aún no hemos visto en sus calles o dentro de las casas a cientos cadáveres, según informan varios medios que ha pasado en Guayaquil, Ecuador. Otra vez los más desfavorecidos.

Fuente: rtve.es

¿Quién más sufre el virus con más virulencia? Una parte del denominado colectivo de riesgo son las personas con enfermedades crónicas como las que padecen de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, enfermedades pulmonares, cáncer…

Llámame mal pensado, pero parece que la COVID-19 está «programado» para quitar lo que da problemas. Los ancianos; gastan mucho y no producen. Los pobres; no consumen y puede que algún día exploten socialmente. Los enfermos; son mucho gasto.

El mundo tiene recursos limitados. Lamentablemente, existen las personas malas y es obvio que personas malas, ricas e influyentes también. Quizá se crean con el derecho de ser superior a los demás, no lo sé. Pero piénsalo: ¿Si tu fueras una persona poderosa, rica e influyente con un corazón negro, no te gustaría ir a Venecia y pasear sin agobios? ¿Tendrías que dejar de contaminar porque hay amenaza de desastres naturales? Son sólo unos ejemplos. El mundo está mal organizado, pero por intereses económicos no conviene tocarlo. Es mejor (para ellos) deshacerse de lo que sobra para que su mundo mejore.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!